Páginas vistas en total

lunes, 31 de julio de 2017

Crecen PIB y empleo, pero no la renta disponible


Felicidades a los “Nachos” en el inicio de esta semana que despide julio. En Madrid, mucha menos actividad. Reuniones internas, preparación de presentaciones estratégicas y de comunicación corporativa.
De la prensa de ayer, comienzo con el artículo de Antonio Maqueda (Economía y Negocios, El País): ‘El PIB crece pero no se nota tanto’. El 26 de abril de 2013, Consejo de Ministros en lo más bajo de la economía española (el PIB se había desplomado casi un 10% y Bruselas pedía recortar el déficit público en 25.000 M €). Desde entonces, tres vientos de cola: el turismo (principalmente por la inseguridad de los destinos competidores), la intervención del BCE sobre la prima de riesgo y los tipos negativos (40.000 M de ahorro en hipotecas) y el precio del crudo (otros 40.000 M de ahorro anuales). Desde la entrada del euro al 2008, España había perdido un 20% en competitividad. Ahora el PIB ha recuperado los niveles de ese año (a base de contención salarial). Las rentas del trabajo eran hace 9 años el 50% del PIB (ahora son el 46’9%), las de las empresas eran el 41’3% (ahora, el 42’8%) y los impuestos el 8’8% (ahora, el 10’2%). Ya hemos visto cómo y a costa de quién se ha resuelto la crisis.
El 80% de la desigualdad lo genera el desempleo. El PIB per capita no se recuperará hasta 2018 y, aunque se haya recuperado la producción, hay una parte que se exporta y no se consume aquí (la demanda era del 109’6% del PIB en 2008 y del 97’9% en 2017). El 60% del empleo generado en la recuperación es temporal.
El profesor Josep Oliver, en ‘Mitos y realidades de la recuperación’, señalaba que el PIB avanza a más del 3% y el empleo al 2’8% anual. Sin embargo, el BCE cuenta con el 25% de la deuda pública española en su balance, el endeudamiento público y privado ya es el 247% del PIB (20 puntos más que en 2008) y el endeudamiento exterior es del 87% (el de Francia e Italia, del 15%). La mejora de productividad es del 0’5% anual, lo que explica que el aumento del PIB genere empleo.
Los vientos de cola son transitorios. Como no mejoremos la productividad (y el 60% se debe a calidad directiva), lo tenemos difícil.
En la misma línea, Emilio Ontiveros escribía sobre nuestra ‘Vulnerabilidad financiera’. “No podemos descartar que iniciemos el 2018 con señales de normalización de la política monetaria”. “La deuda externa, que mantiene niveles importantes, acentúa la exposición a problemas de refinanciación, entre otros”. Una elevada exposición a lo que ocurre fuera de nuestra economía. No es como para echar las campanas al vuelo.
Así, vivimos “la montaña rusa del empleo” (Raymond Torres). La tasa de paro intensifica su caída (buena noticia), con un 27% de los empleos, temporales. “Ninguna de las reformas del mercado laboral (2012, 2010, 1997) ha logrado modificar el modelo de empleo”: bajos salarios, escasa productividad. Cuando llegue la recesión (de nuevo), más paro.
Ramón Oliver comentaba el caso de la aseguradora Axa y el derecho a desconectar. “Los mensajes fuera de hora que oblgan a los trabajadores a responder crean una relación tóxica”. En el futuro del empleo, la responsabilidad (por ambas partes, talento y organización) es esencial. Mayor asertividad, mayor dignidad.
El maestro José Antonio Marina está ultimando un libro de historia universal desde los comportamientos sociales. En el fondo, impulsados por las emociones, por fenómenos pasionales. “Cálculos precisos para rutas enloquecidas”. Como necesitamos sentirnos racionales, ponemos en marcha mecanismos de autojustificación (¿de defensa?). El pensamiento crítico ha de sustituir una pasión por otra (la pasión por el poder por la pasión por la verdad, por ejemplo).
Carlos Font Gavira relataba “el otro” Dunquerque, el de La Coruña (1809). Las tropas napoleónicas se retiraban; murieron 6.645 soldados (en Dunquerque, 3.500) y 15 buques fueron incendiados. Al frente de las tropas inglesas estaba Sir John Moore, enterrado en la ciudad gallega.
Viviremos un agosto decisivo para África. Elecciones en Ruanda y Kenia, moción de confianza de Jacob Zuma en Sudáfrica, comicios en Angola.
En otro orden de cosas, el restaurante ‘Dans le noir?’ en Madrid ofrece cenas a oscuras guiadas por camareros invidentes. “Donde se apaga la luz, se despiertan los sentidos”. Menú sorpresa, apelando a la imaginación. Menús de 37’90 € (el corto), 42’90 € (completo) y 64’90 € (amplio).
“Los líderes también son materia”. Javier Peña, director de Elisava (Escuela de Diseño e Ingenieria de Barcelona) considera que Rajoy es acero al carbono, Pedro Sánchez bronce, Pablo Iglesia magnesio, Albert Rivera policarbonato, Carles Puigdemont vidrio, Manuela Carmena vitrocerámica y Ada Colau madera.
Patricia Ramírez nos ilustraba sobre el “síndrome de Procusto” (menospreciar a las personas con talento): “El miedo les lleva a vivir en una continua mediocridad”. Acaparan tareas, están a la defensiva, realizan atribuciones irracionales (¿testosterónicas?), juzgan a los demás.
Rosa Montero se refería a nuestra relación con los robots (‘El camino al futuro’). “La tecnología es una herramienta maravillosa: la cuestión es usarla de manera adecuada. Estamos en un momento fascinante, al mismo tiempo prometedor y peligroso. Tendremos que encontrar nuestro camino al futuro, y para eso me parece que hace falta más debate, más imaginación, más información y más pensamiento”.

Y para que los adictos al trabajo aprovechen las vacaciones, consejos de la psicóloga Isabel Serrano: parar los pensamientos en torno al trabajo, obligarse a actividades placenteras, saboreo, desconexión tecnológica, nuevas aficiones, relajación…
Siempre he asociado una canción con el “Dolce far niente”: Sittin on the dock of the bay (wasting time) de Otis Reding: www.youtube.com/watch?v=rTVjnBo96Ug      

domingo, 30 de julio de 2017

Sapiens: De simios sin importancia a amos del mundo en 7 pasos


Esta mañana de domingo he estado viendo (en Netflix) la película de 2014 ‘El cielo es real’ (Heaven is for real). Escrita y dirigida por Randall Wallace (‘El hombre de la máscara de hierro’, ‘Cuando fuimos soldados’), cuenta la historia de Colton Brupo, hijo de un pastor protestante que estuvo clínicamente muerto durante una operación de apendicitis. Meses después comentó a sus padres la experiencia cercana a la muerte (ángeles, su bisabuelo Pop, que había fallecido 30 años antes, una hermanita nonata a los 3 meses de gestación). Un relato inquietante, basado en un best-seller (200.000 ejemplares) y en una historia real.

Hoy también tocaba libro importante, ‘Sapiens. De animales a Dioses’ de Yuval Noah Harari, Doctor en Oxford y profesor de historia militar en Universidad Hebrea de Jerusalén. Recomendado por Barack Obama, Bill Gates y Marc Zuckeberg, el texto es una “breve historia de la humanidad” imprescindible. Gracias, Jorge, que me lo regalaste el pasado agosto y que, según tú, “habría ganado con mi aportación”. Lo tendré en cuenta para la segunda parte de ‘Del Capitalismo al Talentismo’, titulada ‘El Talento se rev/bela’, que verá la luz próximamente.
Hace 13.500 M de años aparecieron la materia y la energía (fue el inicio de la física) y después los átomos y las moléculas (nació la química). Hace 4.500 M, se formó el planeta Tierra. Y hace 3.800 M se formaron los primeros organismos (el relato de los organismos se llama Biología).
De hace 6 M de años, la última abuela común de los grandes simios (chimpancés, orangutanes, gorilas, humanos). Hace 2’5 M, evolución del género “Homo”: neandertales (hace 500.000 años), sapiens (hace 200.000). Hace 100.000 años convivían seis tipos de Homo (australopticus, soloensis, denisova, rudolfensis). La particularidad de los “Homo” era un cerebro colosal, con un desgaste colosal en el cuerpo, y andar erguidos. El 4% del ADN sigue siendo Neandertal.
1. El fuego nos dio poder. Comenzó hace 300.000 años la domesticación del fuego. Permitió luz, calor, ahuyentar a grandes animales y sobre todo cocinar (acortó el intestino y redujo el consumo de energía).
2. La conversación hizo posible que cooperáramos, en grandes números.  Revolución cognitiva, hace 70.000 años. Aparición del lenguaje “ficticio”. La grandeza del lenguaje es transmitir ficciones (Harari habla de “la leyenda de Peugeot”, con su león rampante). “Contar relatos efectivos no es fácil”. La clave del éxito de los sapiens fue cooperar en gran número, gracias al lenguaje. “La historia declaró su independencia de la biología”.
3. La agricultura alimentó nuestra ambición. Revolución agrícola, hace 12.000 años. Domesticación de plantas y animales, asentamientos permanentes. Fue “la sociedad opulenta original”: dieta variada, jornadas reducidas, seguridad. Trigo, arroz, patatas, mijo y cebada se “domesticaron” (¿o fue al revés?). “Los agricultores, que tienen siempre en mente el futuro, trabajan a su servicio”.  
4. La mitología sostuvo la ley y el orden. Primeros reinos y religiones politeístas, hace 5.000 años. Primer Imperio (el acadio de Sargón el Grande) hacia el 2250 aC. En el 1776 aC, Babilonia era la mayor ciudad del mundo. Códigos sociopolíticos (como el de Hamurabi) más allá de los dictados de nuestro ADN. Beneficios de la Idolatría: la batalla del Bien y el Mal.
5. El dinero ofreció algo en lo que confiar. Invención de la acuñación hace 2.500 años. La revolución agrícola no contaba con dinero, sino con trueque. Hoy la suma total de dinero en el mundo son 60 B $, pero las monedas y billetes 6 B $ (el 90% sólo está en los servidores informáticos). “El dinero es el más universal y más eficiente sistema de confianza mutua que jamás se haya inventado”.   
6. Las contradicciones crearon la cultura. Imperio persa, Budismo, Imperio Han (China), Imperio Romano, Cristianismo, Islam (hace 1.400 años). Guardianes que creen en un orden imaginado. “Como la élite del antiguo Egipto, la mayoría de la gente en la mayoría de las culturas dedican su vida a construir pirámides”. El orden imaginado está incrustado en el material, modela nuestros deseos, es intersubjetivo. “Numancia se convirtió en un símbolo de la independencia y de la valentía de los españoles”. Un Impero domina varios pueblos, con fronteras flexibles y apetito potencialmente ilimitado.
  7. La ciencia nos hizo imparables. Revolución científica (hace 500 años), con “descubrimiento de la ignorancia”. “La ciencia moderna no tiene dogma”. Saber es poder. Conquista de América (acontecimiento fundacional de la revolución científica), auge del Capitalismo (un pastel que crece a través de emprendedores y crédito), revolución industrial (de la máquina de vapor en 1825 al motor de combustión interna y la electricidad). La ética consumista y la capitalista son las dos caras de la misma moneda (invierte/compra). En 1500, la humanidad consumía unos 13 B de calorías al día; hoy, 1.500 B (la población se ha multiplicado por 14, la producción por 240 y el consumo de energía por 115). La producción en 1500 era de 0’25 B; hoy, 60 B $. De Colón a la bomba atómica. Ideal de progreso. Primer ferrocarril comercial en 1830, llegada a la Luna en 1969.
En el presente, los “sapiens” trascienden los límites del planeta Tierra. La cultura se está liberando de los grilletes de la biología (cyborgs, seres inorgánicos, “profecía de Frankenstein”). ¿El diseño inteligente se convierte en el principio básico de la vida? ¿El Homo Sapiens será sustituido por superhumanos?
“La historia avanza desde una encrucijada a la siguiente”. Harari concluye: “¿Hay algo más peligroso que unos dioses insatisfechos e irresponsables que no saben lo que quieren?”.
Puedes ver el diálogo de Harari con Iñaki Gabilondo en el programa ‘Cuando ya no esté’ en dos partes: www.youtube.com/watch?v=hxuKo_VdM9o y www.youtube.com/watch?v=ECwY77VI3QM  “La tecnología puede ser utilizada para crear distintos tipos de sociedades”.

Creo que ‘Sapiens’ tiene su propia banda sonora, ‘Así hablaba Zaratustra’, poema sinfónico de Richard Strauss www.youtube.com/watch?v=j3kzhSe0f-g (activa los subtítulos para el análisis de la obra). La opertura de ‘2001: Una odisea en el espacio’ de Kubrick está en www.youtube.com/watch?v=SLuW-GBaJ8k    
      

sábado, 29 de julio de 2017

Tamaño de las compañías y sentido de pertetencia


Sábado de descanso, de entrenamiento deportivo (gracias, Irma, por esta magnífica temporada como coach), de lecturas junto a la piscina y de cine (‘Eight days a week’, la película de Ron Howard sobre los Beatles). Un documental muy interesante sobre un fenómeno musical histórico. Y la canción, "When you say noyhing": www.youtube.com/watch?v=stUuxTaihNQ 

He estado leyendo, en Cinco Días, que “el Ministerio de Economía ha elaborado un Informe sobre crecimiento empresarial en el que plantea, entre otras medidas, eliminar o modificar aquellos umbrales por número de trabajadores o facturación que operan actualmente en la legislación española y que dificultan que las empresas aumenten su tamaño, ya que seguir siendo pymes tiene ventajas fiscales y de otro tipo” (Europa Press): https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/07/26/companias/1501096654_015395.html
El ministro de Economía, Luis de Guindos, indicó que en España el tamaño medio de las empresas es menor que en los principales países de la UE y el tejido empresarial está sesgado en favor de las microempresas, que además aportan mucho menos valor añadido. Son los principales empleadores de la economía española (ocupan a cuatro de cada diez trabajadores, y las pymes en su conjunto, a tres de cada cuatro). La reducida dimensión empresarial crea dificultades para acometer proyectos de internacionalización o de I+D y estas empresas contribuyen menos a la mejora de la productividad. Los salarios que ofrecen también son menores.
Es evidente que un mayor tamaño empresarial mejora la productividad y el crecimiento potencial de la economía. “Si la estructura empresarial en España fuera equivalente a la de la media de la UE, el PIB podría aumentar cerca de un 3,5% y si fuera equivalente a la británica, sería un 7,5% superior. En el caso de ser como en Alemania, el PIB español podría ser casi un 6% superior”. El gobierno pretende eliminar los umbrales por número de trabajadores (actualmente se diferencia entre 10, 50 y 250 empleos) o por cifra de facturación (los más repetidos en la legislación actual son 10, 6 y 2 M €) cuando la regulación dependiente del tamaño no resulte necesaria o proporcionada.
El ministerio de Luis de Guindos ha identificado más de 130 regulaciones empresariales vinculadas al tamaño, que contribuyó negativamente al dinamismo de las empresas al reconocer implícitamente unos beneficios fiscales decrecientes con el tamaño de la empresa.
Los empresarios de la micro y pequeña empresa son los que se muestran más cautos a la hora de valorar la situación económica que atraviesa España. Se mantienen algo más pesimistas que la media en lo que respecta a la coyuntura actual: la mayoría (un 54%) califica como “regular” el momento de la economía y sólo un 44% espera que mejore a lo largo de 2017.
Más allá de la regulación, que es importante, ser micro o pequeña empresa es cuestión de mentalidad. El límite de 50 empleados suele ser a lo que “aspiran” muchas pymes. Siendo una compañía más pequeña la productividad suele ser menor, y la tasa de mortalidad se eleva.
En otro orden de cosas, John Carlin ha escrito ‘Pertenencia y claridad’. “No creo en aquellos que prometen utopías en el cielo o en la tierra”: https://elpais.com/elpais/2017/07/23/opinion/1500818809_979811.html
John  vio hace unos días un documental en Netflix, Keep Quiet, (Callar). Trata sobre Csanád Szegedi, un personaje húngaro que asciende al alto mando de un partido neonazi, Jobbik, y funda su brazo paramilitar, la Guardia Húngara. “Mucha bandera, mucho símbolo, mucho uniforme, mucho desfile. Y muchas consignas, todas ellas tan bestias como poco originales. El “futuro radiante” que anuncian pasa por la “¡muerte a los judíos!”, “los sucios judíos”. Szegedi, hoy con 34 años, se incorporó a Jobbik en 2003, fue elegido vicepresidente nacional del partido en 2006 y al Parlamento Europeo en 2009. En 2012 descubrió que era judío. “Su abuela, la madre de su madre, le confesó un secreto que había callado desde la Segunda Guerra Mundial: era una sobreviviente de Auschwitz. Se lo probó a su estupefacto nieto mostrándole el número que le habían tatuado los nazis en el brazo izquierdo”. Szegedi abandonó Jobbik, se arrepintió públicamente de su antisemitismo, se hizo la circuncisión, se limitó a comer comida kosher y se convirtió a una secta ortodoxa de la religión judía. Ha visitado Auschwitz, ha visitado Israel, visita sinagogas por el mundo donde confiesa sus pecados y celebra su redención.
“Algo elemental en Szegedi le pidió subsumir su identidad individual en la identidad colectiva, hallar su dignidad y su relevancia en la lealtad a un grupo. No puede vivir sin códigos compartidos, sin reglas, sin bandera”.
Carlin extrae dos lecciones del caso de Szegedi: “Primero, necesitamos pertenecer a algo, motivados seguramente por un antiguo impulso tribal que compartimos con los chimpancés, los leones, los elefantes y demás mamíferos. Segundo, y a diferencia de los animales, queremos darle sentido a la vida. Buscamos claridad, la claridad terrenal o cósmica que nos ofrece la ideología o la religión”. “Son las circunstancias de la vida las que determinan, en primer lugar, el grupo con el que uno se asocia, sea este político o religioso. Después, solo después, damos el paso evolutivo que nos distingue de las demás especies y nos comprometemos con la doctrina del grupo en el que nos encontramos”.
La mayoría de los conflictos y guerras de la historia, consiste “en adquirir el hábito mental de señalar como certeros los datos y los argumentos que sustentan nuestra doctrina y en cerrar los ojos, o desdeñar a los que la ponen en duda”.
Hay excepciones a la regla (como el propio John). “Hay algunos bichos raros. Gente que no aparta la vista de la insondable complejidad de cada persona y del inevitablemente confuso destino de la humanidad. Somos bastantes, la verdad”. Son escépticos, que no tienen que ser estériles ni aburridos. “Apuesto por la generosidad como valor máximo en la vida y apuesto por el humilde sueño de luchar para mejorar la condición humana poquito a poco. No creo en aquellos que prometen utopías en el cielo o en la tierra. Renuncio a la claridad y, salvo que esté hablando de Trump o de Lionel Messi, no me creo ni a mí mismo cuando la propongo. Por eso soy incapaz, aunque a algunos les ofenda, de reprimir el impulso a reírme de lo tontos que somos”.
Mientras haya pensamiento crítico, hay esperanza.

viernes, 28 de julio de 2017

La Feliciplina y otras 9 leyes de las vidas extraordinarias


Un exitazo ayer el Cine Fórum Empresarial de APD en Barcelona (190 asistentes, aforo completo) con una película muy entretenida, ‘Cita a ciegas con la vida’. Mi agradecimiento a todo el equipo de APD Zona Mediterránea, con Mercè Faixes al frente.
En el AVE hacia Madrid he estado leyendo ‘El Código de las mentes extraordinarias’, de Vishen Lakhiani. Ingeniero informático, es el fundador de MindValley, una empresa con 200 empleados especializada en la experiencia de aprendizaje a través de plataformas digitales.
Vishen nos anima a redefinir nuestra vida a partir de 10 leyes para una vida extraordinaria, en tres bloques:
A. El espacio cultural: cómo nos ha modelado el mundo que nos rodea. “Todos nadamos en un mar de convicciones, ideas y costumbres”.
1. Trascendamos el espacio cultural: aprendamos cuestionarnos las reglas del mundo en el que vivimos. Son los “debo” (aceptar este trabajo, casarme, esta universidad, religión, etc). Frente a la “verdad absoluta” del espacio físico, el espacio cultural nos ofrece una “verdad relativa”. “Dame la emoción y el entusiasmo de una vida insegura, que rompe reglas y cuestiona dogmas en todo momento, por encima del aburrido devenir de una vida segura”.  Ley 1: “A las mentes extraordinarias se les da bien identificar el espacio cultural y son capaces de decidir qué reglas y condiciones seguir y cuáles cuestionar. En consecuencia, tienden a tomar el camino menos transitado e a innovar, teniendo siempre presente la idea de lo que significa vivir de verdad”. En palabras de Peter Diamantidis: “Si no puedes ganar, cambia las reglas. Si no puedes cambiar las reglas, ignóralas”. Distingue las “mierdirreglas” y pasa de ellas. “Hay belleza en las caídas”.
2. Cuestionemos las reglas sin sentido. Una “Obsorregla” (brule, en inglés), es una regla obsoleta, que funcionó en el pasado pero ya no. se adoptan por adoctrinamiento en la infancia, por figuras de autoridad, por necesidad de pertenencia, por “prueba social” (todo el mundo lo hace) y/o por nuestras inseguridades internas. Ley 2: “Las mentes extraordinarias cuestionan las reglas sin sentido cuando sienten que no siguen la línea de sus sueños y deseos. Se dan cuenta de que el mundo funciona de la manera que funciona en gran parte porque la gente sigue a ciertas reglas que caducaron hace ya mucho tiempo”. Es el momento de empezar a cuestionar.      
B. El despertar: nuestra facultad de elegir nuestra versión del mundo.
3. Apliquemos la ingeniería de la consciencia. Es un nuevo sistema operativo para nuestra consciencia: tu modelo de realidad (tu hardware), que es “lo que piensas es lo que consigues”; tus sistemas de vivir (tu software): tus hábitos. Ley 3: “Las mentes extraordinarias entienden que su crecimiento depende de dos cosas: sus modelos de realidad y sus sistemas de vivir. Cuidan con esmero los modelos y sistemas más empoderadores para el individuo y los actualizan con frecuencia”. Para crecer, tenemos que elevar nuestra apuesta interior. Cuando le preguntaron a Elon Musk (Tesla) cómo aprende tan deprisa, contestó: “Es importante considerar el conocimiento como un árbol semántico: asegúrate de entender los principios fundamentales, es decir, el tronco y las ramas principales, antes de pasar a las hojas/detalles, o no habrá nada que colgar de ellas” (Reddit.com). Las 12 áreas de equilibrio (a puntuar) son relaciones amorosas, amistades, aventura, entorno, salud y forma física, vida intelectual, habilidades, vida espiritual, profesión, vida creativa, vida familiar y vida en la comunidad.
4. Redefinamos nuestros modelos de realidad, para elegir y actualizar nuestras creencias. Están bajo la superficie, y suelen ser limitantes. Influyen en nuestro aspecto, en nuestra salud, en los demás. Ley 4: “Una mente extraordinaria tiene modelos de realidad que la empoderan para sentirse bien consigo misma y capacitada para cambiar el mundo y que coincida con su visión”. El autor nos propone ejercicios nocturnos (antes de dormir) de gratitud (incluyendo “qué me gusta de mí”). Porque “La felicidad en el trabajo es la nueva productividad” (comparto que “la felicidad y el empleo deben ir de la mano”).
5. Actualicemos nuestros sistemas de vida. Un sistema de vida es un patrón repetido y optimizado para hacer las cosas. La gente extraordinaria descubre sistemas extraordinariamente eficaces mediante un proceso de descubrimiento (curiosidad), tasa de actualización  y valores de referencia (que son innegociables) y medición. Ley 5: “Las mentes extraordinarias dedican constantemente tiempo a descubrir, actualizar y medir nuevos sistemas, que aplican a la vida, el trabajo, el corazón y el espíritu. Están en perpetuo estado de crecimiento y autoinnovación.        
C. La reprogramación, para transformar nuestro mundo interior.
6. Dobleguemos la realidad, por diversión y provecho. Todo ocurre en nuestra mente. Ponte grandes metas, pero no ates tu felicidad a las metas. Tienes que ser feliz antes de alcanzarlas”. Los dos elementos clave son ser feliz aquí y ahora (el presente) y desarrollar una visión emocionante para el futuro. Ley 6: “Las mentes extraordinarias son capaces de doblegar la realidad. Tienen audaces y fascinantes visiones para el futuro pero su felicidad no está ligada a esas visiones. Ellos son felices en el aquí y ahora. Este equilibrio les permite avanzar hacia sus visiones a un ritmo mucho más rápido y, mientras tanto, se divierten por el camino. Para los ajenos, parecen “afortunados”. La realidad se doblega cuando dominas tu propia “fluidez”.
7. Vivamos en “Feliciplina” (Blissipline), la disciplina de la felicidad diaria. Vishen considera que hay tres tipos de felicidad: la que emana de experiencias singulares y especiales, la que produce el crecimiento personal y el despertar, la que depende del significado (por eso, siguiendo a Aristóteles, la felicidad es “experiencia global de placer y significado”). Para potenciar nuestros niveles de felicidad, el poder de la gratitud (apreciar “la brecha inversa”, del pasado al presente), el perdón (libérate y perdona de verdad, en el amor) y el ejercicio de dar (generosidad). Ley 7: “Las mentes extraordinarias saben que la felicidad proviene del interior. Comienzan por la felicidad en el momento presente y la utilizan como combustible para guiar todas sus otras visiones e intenciones para sí mismos y para el mundo”.
8. Creemos una visión para nuestro futuro. Es el impulso hacia delante: fijarnos metas finales y saltarnos las intermedias. Las metas finales tienen que ver con lo que te dicta tu corazón y son a menudo sensaciones. Las tres preguntas más importantes son qué experiencias quieres tener (relaciones amorosas, amistades, aventura, entorno), cómo quieres crecer (salud y forma física, vida intelectual, habilidades, vida espiritual) y cómo deseas contribuir (profesión, vida creativa, vida familiar, vida en comunidad). Ley 8: “Las mentes extraordinarias crean una visión para su futuro que es decididamente propia y que existe al margen de las expectativas del espacio cultural. Su visión se centra en metas finales en conexión directa con su felicidad”. Genera “proyectos para el alma”.  
D. Convertirnos en personas extraordinarias para cambiar el mundo.
9. Permanezcamos inalterables. “Prepárate para dejar marchar todo cuanto temas perder” (maestro Yoda). Ken Wilber lo llama “egolessness” (falta de ego). Inalterable es cuando te sientes en paz y en contacto contigo mism@. Ley 9: “Las mentes extraordinarias no necesitan de la validación de una opinión externa o derivada de la consecución de metas. Están verdaderamente en paz consigo mismas y con el mundo que las rodea. Viven sin mido, inmunes a críticas y elogios y alimentadas por su felicidad interior y su autoestima”. Para permanecer inalterables, metas autoalimentadas, consciencia de que somos suficientes. Entre los ejercicios propuestos: “man in the mirror” (la persona del espejo, para quererte a ti mism@), autogratitud (para apreciarte a ti mism@), vivir el presente (para deshacerte del miedo y la ansiedad). “El problema de la mayoría de la gente es que sus problemas no son lo suficientemente grandes”.
10. Abracemos nuestra misión, aprendiendo a integrarlo todo y a vivir una vida plena de significado. “Las personas más extraordinarias del mundo no tienen una profesión. Lo que tienen es una vocación”. Amy Wrzesniewski (Yale) distingue un trabajo (lo que paga las facturas) de una profesión (trayectoria hacia el crecimiento) de una vocación (aporta sentido, significado). Es una “hermosa destrucción”, que ocurre por kensho (proceso gradual) o satori (eureka). Es la teoría de las “Diosículas” (partículas de Dios): conexión con la vida, intuición, visión, suerte (como si estuviera de tu lado). Ley 10: “Las mentes extraordinarias se mueven motivadas por una vocación, un impulso que crea un cambio positivo en el mundo. Este impulso las mueve hacia delante en la vida y les ayuda a obtener y a aportar significado”. Da el paso y confía.
Un libro interesante de desarrollo profesional y personal, cuya versión original (The Code of the Extraordinary Mind) ha sido best-seller del The New York Times.
En el AVE, entretanto, he estado escuchando arias de ópera, como ‘Mon coeur s’ouvre a ta voix’, de Sansón y Dalila (en la versión de Elina Garanka: www.youtube.com/watch?v=LoXqkUZW7do). “Redis à ma tendresse/ Les serments d’autrefois” (“¡Vuelve a decirle a mi ternura/ las promesas de otro tiempo”).